Oudezijds achterburgwal

El equipo del Instituto Alan Turing se encarga de diseñar e instalar una red de sensores en el puente. Estos sensores recogerán mediciones estructurales como la tensión, el desplazamiento y la vibración, y medirán factores ambientales como la calidad del aire y la temperatura, lo que permitirá a los ingenieros medir la salud del puente en tiempo real y controlar cómo cambia a lo largo de su vida útil. Estos datos también permitirán «enseñar» al puente a entender qué ocurre en él, cuánta gente lo cruza y con qué rapidez.

Los datos de los sensores se introducirán en un «gemelo digital» del puente, un modelo informático vivo que reflejará el puente físico con creciente precisión en tiempo real a medida que vayan llegando los datos. El rendimiento y el comportamiento del puente físico podrán compararse con los de su gemelo digital, lo que proporcionará información valiosa para el diseño de futuras estructuras metálicas impresas en 3D. También permitirá modificar el puente 3D actual para adaptarlo a los cambios de uso necesarios, garantizando su seguridad para los peatones en todas las condiciones.

Ramlab

El puente peatonal de casi 12 metros impreso en 3D diseñado por Joris Laarman y construido por la empresa holandesa de robótica MX3D se ha inaugurado en Ámsterdam seis años después de que se pusiera en marcha el proyecto. El puente, fabricado con varillas de acero inoxidable mediante brazos robóticos de seis ejes equipados con equipos de soldadura, atraviesa el Oudezijds Achterburgwal, en el Barrio Rojo de Ámsterdam.

El puente peatonal de casi 12 metros impreso en 3D, diseñado por Joris Laarman y construido por la empresa holandesa de robótica MX3D, se ha inaugurado en Ámsterdam seis años después de que se pusiera en marcha el proyecto. El puente, fabricado con varillas de acero inoxidable mediante brazos robóticos de seis ejes equipados con equipos de soldadura, cruza el Oudezijds Achterburgwal, en el Barrio Rojo de Ámsterdam.

Los diseñadores crearon por primera vez el concepto del puente en 2015, con el objetivo de hacer una «estructura excepcionalmente eficiente», haciendo hincapié tanto en la simplicidad como en la seguridad, según Popular Mechanics. «Hemos probado y simulado la estructura y sus componentes a lo largo del proceso de impresión y tras su finalización, y es fantástico verlo finalmente abierto al público», dijo Gardner.

Casas impresas en 3D en Eindhoven

El puente, cuya construcción ha durado más de cuatro años y ha corrido a cargo de la empresa holandesa MX3D, será un «laboratorio viviente» en el centro de Ámsterdam. Fue inaugurado en julio de 2021 por Su Majestad la Reina Máxima de los Países Bajos.

Los datos recogidos permitirán a investigadores e ingenieros medir la «salud» del puente en tiempo real, observar cómo cambia a lo largo de su vida útil y comprender cómo interactúa el público con la infraestructura impresa en 3D.

Los datos de los sensores se introducirán en un «gemelo digital» del puente, una versión informatizada que imitará al puente físico con creciente precisión en tiempo real a medida que se reciban los datos de los sensores. El rendimiento y el comportamiento del puente físico se contrastarán con el gemelo, lo que ayudará a responder preguntas sobre el comportamiento a largo plazo del acero impreso en 3D, así como sobre su uso en entornos reales y en futuros proyectos de construcción novedosos.

La impresión en 3D ofrece enormes oportunidades al sector de la construcción, ya que permite una libertad mucho mayor en cuanto a propiedades y formas de los materiales. Profesor Leroy Gardner Departamento de Ingeniería Civil y Medioambiental

Mx3d bridge amsterdam

El primer puente metálico impreso en 3D del mundo se abrió al público el 15 de julio de 2021. El diseño futurista del puente inteligente añade un toque modernista a uno de los canales más antiguos del Barrio Rojo de Ámsterdam.  (Imagen principal: Adriaan de Groot)

La impresión metálica en 3D ha despertado un gran interés en los últimos años. Permite a los fabricantes avanzar más rápidamente desde el diseño hasta el producto final y facilita un planteamiento de diseño más flexible y complejo. La reducción del desperdicio de material también hace que la impresión 3D sobre metal sea más rentable y respetuosa con el medio ambiente que los métodos tradicionales. Sin embargo, la mayoría de las impresoras 3D sobre metal sólo pueden imprimir piezas de hasta 25 cm3. Hasta hace poco, la impresión 3D sobre metal se utilizaba sobre todo para crear pequeños componentes para los sectores aeroespacial y automovilístico e implantes en el sector médico.

MX3D, una empresa de impresión 3D sobre metal con sede en Ámsterdam, creó una tecnología innovadora para imprimir en 3D objetos metálicos de gran tamaño. A diferencia de los proyectos de hormigón impresos en 3D, que pueden extruirse de boquillas por capas, la impresión 3D de metal implica soldar capas de metal entre sí. MX3D desarrolló un método innovador para hacer realidad el gran puente metálico impreso en 3D. La empresa desarrolló su propio software MetalXL, que transforma un robot soldador comercial y una máquina de soldar en una impresora 3D de metal para grandes objetos metálicos.

Publicaciones Similares